Limpieza facial

Un tratamiento facial tiene cuatro objetivos principales: limpiar, exfoliar, tonificar y humectar tu piel. Si bien puedes limpiar y humectar tu piel todos los días como parte de una rutina higiénica, el tratamiento facial proporciona una limpieza más profunda.

Duración 15 a 20 minutos por persona

Incluye leche de limpieza, tónico, exfoliante, hidratación y protección.